Diferentes momentos profesionales diferentes estrategias

Roberto, 25 años, soltero, vive con sus padres… busca empleo hace 6 meses, no ha encontrado una oferta que le haga feliz. No pasa necesidades y sólo trabajará si le encuentra sentido y aprendizaje al puesto que encuentre.

Jessica, 23 años, separada, un hijo de 2 años, vive con sus padres, trabaja como moza los fines de semana, quiere cambiar de empleo por uno que le genere más ingresos y estar en blanco.

Celeste, 34 años, casada, 3 hijos, recientemente egresada de la universidad, no tiene experiencia de trabajo salvo cuidar de sus hijos y mantener su casa ( trabajo arduo si los hay )

Damián, 50 años, casado, recientemente la empresa en la que trabajaba presentó la quiebra, él y sus compañeros han quedado desempleados.

Historias muy diferentes hay detrás de cada persona que busca empleo. Tiempos, necesidades, redes de contención y actitudes que se entraman presionando o conteniendo. Quien busca empleo dista de ser un sujeto aislado, por el contrario está atravesado por variables que a veces caen fuera de su control; por ello las ideas positivistas del tipo Míster Wonderfull o el discurso si los deseas con tanta fuerza el universo te lo dará esconden un peligro de culpabilidad para el que busca empleo con las herramientas con las que cuenta y no encuentra trabajo. Dar consejos generales y  bien intencionados no le aportan herramientas concretas a quien está en transición. Cada situación es diferente y debe encararse tomando en cuenta sus bemoles.

Alfonso Alcántara en ” Tu empleo en 40 pasos”  tipificó algunas de las situaciones en función del momento profesional y en base a ello hace recomendaciones concretas.

  • Estas Estudiando: Ocúpate o piensa en tu futuro profesional.

Encuentra tiempo para trabajar a tiempo parcial, o para colaborar en alguna asociación, para colaborar con tus profesores y tener más experiencias, etc. Puedes trabajar o estudiar en los veranos fuera del país, pensar en posibles empresas que puedas montar. Si vas conociendo el mercado de trabajo podrás elegir y tener más posibilidades. Conoce las profesiones en las que vas a trabajar y prepárate bien mientras estudias.

  • Querés trabajar o trabajas para mantenerte o mantener a tu flia: Planifica tu vida profesional.

Dedica tiempo a pensar en la mejor forma de desarrollarte profesionalmente en el trabajo que tienes, a buscar otros trabajos que te gusten más o, incluso, a cambiar de profesión. Puedes hacer cursos de formación continua para trabajadores, hacer estudios a distancia, hacer búsqueda de empleo por contactos, etc. Le vas a dedicar 1/3 de tu vida al trabajo. Por eso, si tu trabajo te gusta ¡también te gustará tu vida!

  • No necesitas trabajar por el momento: Aprovecha la oportunidad para planificar tu futuro inmediato.

Puedes completar o ampliar tus estudios, colaborar o hacer prácticas para adquirir experiencia, puedes buscar empleo de manera muy planificada puesto que tienes el tiempo necesario e, incluso, cambiar de objetivo o aprender una nueva profesión, etc. Quizás no quieres trabajar ahora porque no te hace falta, pero aprovecha para “invertir” en tu futuro.

  • Dices que quieres trabajar pero ya casi no buscas empleo: ¿Te estás esforzando realmente en la búsqueda?

Si estás dedicando tiempo a buscar empleo y no tienes éxito, tal vez debes esforzarte más o utilizar las técnicas de búsqueda de una forma más adecuada. Quizás el problema está en que realmente no cumples los requisitos que piden las empresas para tu profesión y por mucho que busques no te servirá. Tendrás que mejorar tu cualificación. Debes encontrar los problemas y afrontarlos sin poner excusas. Ya sabes que si el problema es que, por el momento, no quieres o no necesitas trabajar entonces aprovecha para planificar tu futuro inmediato.

  • Te gustaría trabajar para tener algún dinero. El trabajo a tiempo parcial o de temporada.

Hay tipos de empleo a tiempo parcial o estacionales que puedes realizar, que te dejan tiempo para otras actividades y que, en muchas ocasiones, no exigen cualificación. Las ventajas serán mayores si además accedes a puestos de trabajo relacionados con tus objetivos profesionales. También puedes empezar a trabajar en un empleo a tiempo parcial y darte cuenta de que ese trabajo te gusta bastante y llegar a promocionar en esa empresa.

  • Casi todos los días buscas empleo o preparas la creación de tu empresa. Buscas todos los días y buscas bien.

Has de aplicar técnicas de búsqueda con calidad y de manera planificada, siguiendo siempre un objetivo profesional concreto y sabiendo cuáles son las cosas que tienen más resultado. Por ejemplo, no importa tanto el número de currículos que envíes como que los hayas adaptado a cada una de las empresas. Es importante que utilices y busques contactos (puesto que son los recursos más efectivos) y que sólo hagas los cursos de formación que interesen para tu futuro. Y ya sabes que lo importante no es la cantidad de las cosas que haces sino su calidad.

  • Acabas de terminar los estudios. Empieza fuerte pero planifica el futuro.

Durante el primer año debes tener el mayor número de experiencias posibles y hacerte con el terreno. Utiliza tus amistades, visita centros de orientación, realiza actividades formativas, etc. Piensa en las ocupaciones que están relacionadas con tu profesión y selecciona las que más te interesan, empieza a especializarte y planifica la búsqueda de empleo. Quizás antes de buscar trabajo puedes irte fuera a aprender idiomas. Actúa pero reflexiona. No hay prisa.

En próximos post continuaré compartiendo estas sugerencias a aplicar en función del momento profesional.

¿Vos que pensás? ¿te son útiles estos tips?

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: