“La Nocturna”, la fuerza de trabajo oculta

Hay algunas características de la sociedad argentina que son indiscutibles por la permanencia de sus conquistas sociales y su evolución en el tiempo, entre ellas la Educación Pública , gratuita laica y universal , en los términos que la pensó Domingo Faustino Sarmiento; lo que luego evolucionó en la universidad pública, la creación de la escuelas “industriales” y la creación del turno “nocturno” destinado principalmente para aquellos adultos y trabajadores que no pudieron formarse en las edades cronológicas estipuladas por ley y el concepto de niñez e infancia.

La “nocturna” fue sin lugar a dudas una gran respuesta del Estado argentino con gran sensibilidad social que dio respuesta a las necesidades de atender la formación sistemática de aquellas personas principalmente adultas que sentían la necesidad de poder alcanzar el estatus de ciudadano alfabetizado.

Como primer antecedente se tiene en la ciudad de San Luis en 1825 bajo idea de Sarmiento, proceso iniciado en esa época con la intervención conjunta de organizaciones civiles y confesionales y estatales , pero no fue hasta el período posterior al Congreso Pedagógico de 1900 que se empezó a reglamentar la misma, con improntas de las diferentes gestiones, pasando por Irigoyen, Perón, los militares, Frondizzi, Illia, Martínez de Perón, Alfonsín hasta el invisibilización del servicio público en la Ley Federal de educación en la gestión de Menem y posterior derivación a los estados provinciales devenido por la Ley de transferencia de las escuelas nacionales a las provincias.

En estos últimos 25 años, atravesados por la diferentes crisis sociales, políticas y económicas la escuela nocturna sigue siendo el refugio de una población que está al borde de la exclusión social, en la que encontramos personas que buscan formación con dos objetivos bien definidos, uno, ingresar al sistema, y otro, desarrollarse como emprendedor.

En el primer caso aquellas personas que buscan ingresar al sistema para cumplimentar su formación básica obligatoria, buscan que con la finalización exitosa del trayecto se le extienda un certificado que acredite el mismo para poder conseguir un trabajo en las fuerzas de seguridad o en algún lugar del Estado como empleado público, ya que le requerimiento mínimo es tener el secundario finalizado. Para éste caso, el estado inclusive creo programas educativos especiales para la finalización del mismo, el Plan Fines por caso es uno de ellos.

En el segundo caso, las personas buscan formación en oficios estudiando cursos menores a dos años de duración en la modalidad de Formación Profesional para engrosar la fuerza de trabajo en los mandos más bajos que dependen de la industria, la construcción o los servicios, que en algunos casos les posibilita desarrollar tareas como emprendedor y en otras poder emplearse con un grado de calificación  mínima.

¿Y que hay si desea seguir un estudio superior? En los casos que no hayan finalizado el secundario, los adultos mayores de 25 años que tengan un actividad laboral afín a una carrera universitaria que elijan, tiene la opción de peticionar y rendir un examen de nivelación que coteje las capacidades mínimas para poder seguir una carrera universitaria (según lo establece la ley de educación superior) no así en la formación terciaria que es obligación tener título secundario.

¿Y qué hay de la calidad educativa del egresado? En cuanto a lo referido al trayecto secundario, las evaluaciones publicadas del sector están englobadas dentro de la información general, no se encuentra información sectorizada de la misma – que indica una invisibilización del servicio-; respecto de la opción de oficios, hay mucha demanda del sector empresario por falta de calificación en el personal que se incorpora, lo que indica un desfasaje entre las necesidades del sector y los perfiles que oferta la educación pública.

¿Cómo se da en Latinoamérica? En Colombia, Paraguay y Brasil el servicio, con algunas variantes, es el mismo que en Argentina, en tanto en Chile el servicio es más escaso y la educación destinada a adultos se brinda los fines de semana en jornada vespertina principalmente, en cambio en México la mayoría de las escuelas públicas solo funcionan en turno diurno o vespertino.

Transitando éste nuevo período histórico llamado la Cuarta Revolución Industrial sin dudas éste será uno delos sectores más beneficiados o más afectados según el lu8gar que toque, es obligación del estado estar atento a los cambios que ya están, la actualización delos perfiles profesionales acordes a la necesidades del mercado son fundamentales, y el trabajo que debe hacer el estado en mejorar las aspiraciones del egresado de una escuela secundaria nocturna lo es aun más.

Ser docente de éste grupo de estudiantes es ver muchas veces como el cansancio y el sueño hacen mella en ellos – ya que la gran mayoría trabaja desde muy temprano- , bostezos o ausencias reiteradas son parte de la realidad del trayecto, sin que por ello signifique dejar de reconocer el esfuerzo que hacen para poder mejorar sus posibilidades ante posibles oportunidades de trabajo.

Los oficios clásicos están entrando en crisis y muchos desaparecerán, como así también nuevos oficios están apareciendo, estemos atentos a los cambios, ya que ésta fuerza de trabajo oculta espera su oportunidad de ser salvados por quizás su última gran esperanza de llevar el sustento diario y brindar mejores posibilidades a sus hijos y su entorno familiar.

 

 

Arquitecto, Profesor de Enseñanza Secundaria Técnico Profesional, Técnico Maestro Mayor de obras, nominado a Mejor Docente del Mundo Top 50 del Global Teacher Prize de la Varkey Foundation, coordinador del equipo Finalista top 10 del Certamen Maestros Argentinos.
Socio fundador Asociación Civil Adapthes destacada como una de las 10 organizaciones líderes En Buenas Prácticas y de Administración

Teléfono: +54 3794 230329

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: