Reseña “La guita se hace laburando”

“La guita se hace laburando” o destrozar prejuicios y clichés.

“Con un ojo en los libros y otro en la calle” resume la experiencia de leer este pequeño manual del emprendedor/ pequeño empresario.  Manuel Sbdar de formación universitaria contable y un master en ESADE complementa su paso por la academia con experiencia real, de calle se podría decir, producto de su experiencia personal y del contacto, escuchando y asesorando a cientos de emprendedores y empresarios que han pasado por las aulas de Materia Biz.

En 159 páginas hace pedacitos muchos de los miedos, prejuicios y otros clicés que puede tener una persona que se decide a tomar el toro por las astas y hacerse cargo de sí mismo y de su futuro laboral. Así es, porque si bien el texto está enfocado a emprendedores todos sus conceptos son aplicables a quién decide trabajar en relación de dependencia y convertirse en un intra-emprendedor.

El libro tiene 22 títulos que tienden un “invisible puente entre la academia y la calle, entre la teoría y la práctica” (dice Guillermo Cascio, Gerente del Banco Ciudad de Buenos Aires) condimentado con fina ironía, sentido del humor y las ilustraciones de Esteban Podetti.

Es que leerlo es como compartir un asado con esas personas con las que aprendes por osmosis. El prólogo inicia con dos preguntas que acomodan los tantos; “el laburo, la mejor (¿o la única?) escuela” y “¿cuál es la diferencia entre “hacer negocios” y “hacer empresas”? y por si aún no entraste en esa fructífera crisis que suelen despertar las buenas preguntas se despacha el primer capítulo con la prueba acida (de competitividad)… ¿“cuál es la razón por la que alguien compra el producto o servicio que tu empresa ofrece?…. ( Si no se te vienen a la mente al menos 10 diferenciales concretos que te eleven por sobre el resto estas en un problema”) paf! Cachetada de foca diría un amigo.

Después de recordarnos la herida narcisista de que no somos ni tan lindos ni tan buenos como nuestras madres nos hicieron creer Sbard plantea a la innovación como el medio privilegiado para mantener la competitividad.  ¿Cómo?

1ro salirse del centro

2do entender la diferencia entre innovación  y creatividad.

3ro Pensar cómo lograr una organización innovadora

4to Intentarlo, intentarlo e intentarlo nuevamente.

En los capítulos 6, 7 y 8  y 10 toca tres de los miedos y prejuicios que atacan  a la mayoría de las personas cuando abordan el mercado:

  •         “¿Si tenes una buena idea la plata está?”
  •          ¿y si me copian? A lo que él responde con mucha solvencia técnica “ Hacé público tu modelo de negocio y se te lo copian mejor” porque más que modelos de negocios la clave está en generar palancas que permitan reinventarse constantemente.

Le siguen 12 capítulos muy ricos, en conceptos duros que se hacen accesibles mediante anécdotas de emprendedores reales. Apalancamiento, punto de equilibrio, burocracia, etc., pero el que más me gusta es cómo explica los nichos o cómo “vivir en los recovecos” que limpia de un plumazo la fantasía fatalista de que está todo hecho o que los grandes competidores acaparan TODO el mercado.

Al reseñar este libro dejé de lado mucho porque la invitación sincera es a que lo lean y ojala  lo disfruten tanto como yo. Suelo terminar catalogando como un “obligatorio” a todos los textos que reseño, pero éste está en el top 3. Espero haber despertado su interés.

Emprendedor con marcada orientación Social. Tec. Sup en Psicología
Selector de personas y Orientador ocupacional en www.reorienta.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: